Electromiografía (EMG)

La electromiografía (EMG) es un método neurofisiológico de elección e incluye varios componentes, que son útiles para examinar el sistema nervioso periférico, e incluso a veces el sistema nervioso central, en el caso de temblor, blefaroespasmos, etc.

Concretamente y en lo que se refiere a patologías periféricas relacionadas con la columna vertebral es altamente útil.
Se complementa con los estudios de imágenes: Resonancia Magnética Nuclear (RMN), Tomografía Computada (TC), potenciales evocados y ecografía entre otros, necesitando a veces de varios exámenes para llegar a una conclusión lógica.

Es altamente fidedigno, si lo realiza un neurólogo o neurofisiólogo competente, quienes después de un somero examen neurológico para evaluar clínicamente los síntomas diseña un examen adecuado para cada caso, en lo que va buscando o tratando de confirmar diagnósticos presuntivos.

No existen rutina en el EMG por lo que se considera todo un desafío, con la virtud de ser realizado “en tiempo real”.

Consta de 2 partes:

  1. la evaluación de la fibra muscular y raíces nerviosas.
  2. la velocidad de conducción nerviosa motora y/o sensitiva de los nervios periféricos.

Este tipo de estudio puede valorar infinidad de patologías como:

1- Patología osteoartícular relacionada con sufrimiento neurovascular periférico:

  • túnel carpiano
  • túnel tarsiano
  • canal de guyon
  • radiculopatías
  • lumbociatalgia
  • cervicobraquialgia
  • lesiones de plexos nerviosos
  • mielopatía cervical
  • mielopatía lumbosacra
  • canal estrecho, etc.

2- Enfermedades relacionadas con la mielina o el axón:

  • neuropatías periféricas tóxicas
  • neuropatías periféricas metabólicas
  • neuropatías periféricas de enfermedades sistémicas
  • neuropatías hereditarias

3- Enfermedades inflamatorias del músculo
4- Miastenia Gravis, enfermedad de la neurona motora

Los potenciales evocados sirven para estudiar la vías sensitivas, y es el mejor método complemento del EMG. La realización de potenciales evocados estudian la vía somatosensitiva en varios “escalones”.

Estos tipos de estudios “en vivo o en tiempo real” pueden ser realizados acompañando el acto quirúrgico, como en el caso de cirugía de la escoliosis.

Se destaca además que el examen con aguja se realiza con material estéril y descartable, dando la posibilidad a pacientes portadores de HIV, hepatitis B o C, inmunocomprometidos, etc.

Es de mencionar que el estado de la temperatura del ambiente puede influir en los resultados del estudio.